Estrés laboral en Enfermería

Estrés Laboral en el Equipo de Enfermería” (noticiascastillayleon.com, Edición digital, María García Gómez, Trabajadora de la Sanidad Pública, 9 de Junio de 2014).

Estrés laboral en el equipo de enfermería

Hace unas semanas estaba yo en el Hospital Infanta Leonor de Madrid, esperando pacientemente mi turno de consulta, la cual se demoraba ya más de una hora, cuando de repente se fue el fluido eléctrico del hospital dejándonos a “oscuras” no físicamente ya que era de día, pero sí en cuanto al aparataje técnico del que tanto dependemos hoy en día. El monitor que anuncia las citas y que tiene una función hipnotizadora, quedó mudo de repente, y con ello, despertó de ese sueño hipnótico a cuantos estábamos en la sala de espera. Por eso, creo yo no por otra cosa, ya que no habrían pasado más que unos pocos minutos, las personas allí congregadas empezaron a ponerse nerviosas, requiriendo una explicación y una solución que ninguno de los trabajadores del hospital: médicos, enfermeras, asistentes, administrativos, sabían ni podían facilitarles.

En un instante se creó un conato de motín, del que fueron particularmente objeto enfermeras y médicos que salían de las consultas desconcertados como nosotros por el repentino apagón, y a los que la muchedumbre no se sabe porqué ni porqué como les hacía responsables del estropicio, de la pérdida de tiempo y del tremendo contratiempo que se estaba sufriendo.

Si hacemos responsables, es más, si descargamos nuestra frustración, nuestra agresividad y nuestra protesta más airada contra los profesionales de la sanidad cuando se dan circunstancias a las que ellos son tan ajenos como nosotros, como es el fluido eléctrico, ¿qué no será cuando nos sentimos mal atendidos, o demorados en nuestra atención, o se crean situaciones dantestas por razones que sí creemos que tienen que ver con el ejercicio de sus funciones?.

El dolor, la enfermedad, o la previsión de que pueda suceder cualquiera de ellos es ya de por sí una circunstancia muy delicada y las personas que trabajan en estos ambientes están, por lo tanto, sometidas a una ración extra de riesgo. Si además se incrementa esto con factores como son la falta de personal, de medios técnicos, de incremento de turnos y horas de trabajo y de listas de espera, la tensión es tal que el estrés y el riesgo psicosocial es mucho más habitual y, las consecuencias, si no se toman medidas, pueden ser imprevisibles.

Author:

Nemoción es un equipo de psicólogos, dirigidos por Pilar Conejero e Inmaculada Jaén. Somos una empresa especializada en la Gestión del Estrés en los entornos laborales. Nemoción se ha convertido en un apoyo básico para empresas, centros de salud y centros educativos. Participamos activamente en el Programa de la OSHA "Healthy Workplaces".

Similar Posts