Mindfulness y Embarazo

Este fin de semana ha sido providencial, o como quiera llamarse al hecho de que en dos jornadas diferentes y con personas de distinta procedencia hayamos acabado de hablar de lo mismo…nuestros embarazos y su inexcusable final (en casi todos los casos), el parto.

Y qué bien distinto se ve todo matizado por el tiempo, la edad, la experiencia vivida y el saber ya lo que ha pasado, que no ha sido todo tan terrible, ni tan mágico, ideal y precioso, y que se sale de casi todo, pero no siempre en perfecto estado. Las más de las veces de estos trances se sale magullado, o con alguna cicatriz, de esas que te sirven luego para mostrar a la concurrencia las heridas de la batalla, y decir a todos que aunque humana, eres una campeona superviviente y valiente donde las haya.

Entonces ¿de qué me iba a servir ahora o antes esta palabreja inglesa  Mindfulness (¡¡¡que mira que es difícil de pronunciar!!!)?.

Si la traducimos literalmente, pero muy literalmente, es algo así como “mente menos llena”, y sí, es esa traducción al pie de la letra la que da todo el sentido a mí de lo bien que hubiera estado yo, entonces cuando era una “DosenUno” (Da igual en el primer o en el segundo embarazo), si mi mente, mi cabecita loca, hubiera estado menos llena de pensamientos obsesivos, preocupantes, ocupantes, reiterativos, en cascada….y estuviese vacía para dedicarla a lo que realmente importaba, entonces y ahora, que no es más que ver tu realidad, cambiar lo que no te guste, dejar pasar lo que no quiera estar contigo, emplearte a fondo en hacer el presente para ese maravilloso futuro.

Esto solo tiene una palabra que es vivir, sencillamente, utilizando el pasado y planificando el futuro en su justa medida, sin matar el presente, que es lo que solemos hacer cuando “llenamos” nuestra mente con esa infinidad de pensamientos que no llevan a ningún lado, que no resuelven nada, que gastan energía sin sentido y que no generan ni presente, ni futuro, sólo gastritis, canas y un proyecto de bebé inquieto, junto con una madre de los nervios, infinitamente cansada para disfrutar de lo poco que le queda, ya que algunas (para nuestra desgracia), no tuvimos embarazados idílicos, tuvimos que lidiar con naúseas y vómitos, ciáticas, ardores, pesadeces y sueño de 100 años.

Así que sí, mi mente menos llena, antes y ahora, para dedicarla a lo que realmente quiero y me importa…Mi Vida.

Taller de Mindfulness para Embarazadas en Nemocion. (Para más información busca en nuestra página los teléfonos de contacto)

Author:

Nemoción es un equipo de psicólogos, dirigidos por Pilar Conejero e Inmaculada Jaén. Somos una empresa especializada en la Gestión del Estrés en los entornos laborales. Nemoción se ha convertido en un apoyo básico para empresas, centros de salud y centros educativos. Participamos activamente en el Programa de la OSHA "Healthy Workplaces".

Similar Posts